Dentro de la psicología para adultos, existen dos ramas bien diferenciadas: